TERESA LAVÍN | 3ºA

A continuación, voy a realizar una reseña del libro “Todo Todo” de Nicola Yoon, de la editorial SM.

Todo, todo es una historia de amor, pero no el típico amor de película en el que es todo tan fácil, un amor con muchas complicaciones y riesgos.  Madeline Whittier es alérgica al mundo exterior. Tan alérgica que no ha salido de su casa en 18 años. Aun así, su vida transcurre feliz hasta que el chico de ojos azules se muda a la casa de al lado. El flechazo es instantáneo, y desde ese momento nada vuelve a ser lo mismo. Y es que resulta difícil volver a la rutina de siempre con todos los ruidos que llegan de fuera. De repente, Maddy es consciente de que tiene todo un mundo por descubrir, y una vida para disfrutarlo, pero… ¿y si conocer ese mundo implica perder esa vida? ¿Realmente merece la pena? Cuanto más trata Madeline en alejarse del mundo exterior, más se empeña él en entrar.

Nuestra protagonista es Madeline Whittier, una chica con un gran problema, y su problema es una enfermedad denominada SCID, que simplemente quiere decir que es alérgica al mundo. Cualquier cosa, incluso la más simple podría causarle una grave reacción alérgica y por lo tanto poner en un gran peligro su vida. Ella vive sola con su madre, la que ha decidido que debe vivir entre cuatro paredes para que su pequeña hija que es lo único que tiene en el mundo siga a salvo. A Madeline le apasiona la lectura e invierte la mayor parte de su tiempo en ello, además de complacer a su madre ya que vive por y para cuidarla a ella. Pero cuando Maddy se enamora todo cambia, y su vida se centra en Olly, en parte se olvida un poco de su madre y empieza a fantasear con el mundo exterior.

Algunos de los personajes secundarios son Olly, la madre de Madeline y Carla, su enfermera y mejor amiga. Olly es un chico con un gran sentido del humor que está perdidamente enamorado de Maddy, aunque las cosas no son fáciles para él ya que no puede acercársele y su situación en casa no es la mejor que digamos. Pero aún así el se pasa el día hablando con Madeline por Internet, ya que es su única vía de comunicación. La madre de Maddy es una mujer dedicada a su hija y a su salud, aunque con un gran trauma ya que perdió a su marido y a su otro hijo cuando Madeline apenas tenía unos meses de edad. Y Carla es la enfermera y mejor amiga de Maddy, la apoya en la mayoría de sus decisiones y la ayuda en todo lo que puede. Se encarga de cuidarla desde que Madeline tiene memoria ya que su madre tiene que ir a trabajar.

En resumen, este libro trata de un amor casi imposible diría yo.

Lo que más me ha llamado la atención ha sido el hecho de que Maddy antes de conocer a Olly no tuviese ansias de salir al mundo exterior, de conocer, descubrir, explorar… Entiendo que había vivido toda su vida en esa casa y que tampoco es bueno estar tan desesperado por salir, sabiendo que es mortal para ti y que lo más seguro es que nunca lo hagas. Pero creo que siempre debemos luchar, que hay que ser ambiciosos, (siempre en su cierta medida), e intentar superarse día a día.

Desde mi punto de vista este libro va dirigido para los jóvenes en concreto, para que vean que no todo siempre es de película, que siempre hay obstáculos pero que al final todo pasa y tarde o temprano esos obstáculos se superan.

La verdad es que me ha gustado mucho la forma de escribir del autor, no se me ha hecho para nada pesado y ha sido fácil de leer. No utiliza términos complejos ni especializados, ni siquiera cuando se hablaba de la enfermedad de Madeline, y es ha sido algo que me ha gustado mucho.

Yo os recomiendo que os leáis este libro ya que me ha parecido diferente, si vale, es el típico libro de amor, pero aún así, es original, la trama me ha gustado mucho y este libro te engancha, he de decir que me costaba dejar de leerlo ya que siempre quería saber más, más y más.

A este libro le doy un 9 de 10, me ha gustado mucho la idea de la enfermedad ya que limita mucho a la protagonista, pero aún así, ella lo logra, me lo he leído muy rápido y ha sido muy  adictivo.

Anuncios